Danza oriental

La danza oriental comúnmente mal llamada danza árabe o danza del vientre incluye movimientos de folclore egipcio, danza clásica y danza contemporánea. También incorpora grandes desplazamientos, vueltas y movimientos de todo el cuerpo, sobre todo de la pelvis.

Los países de donde es originaria esta danza son diferentes y cada uno de ellos tienen características distintas: Egipto, Turquía, Líbano, Golfo Pérsico y Norte de África.

Aunque esta danza es característica de las mujeres dado que su origen se remonta a a celebraciones de fertilidad, elementos de la naturaleza o religiosos,a lo largo del tiempo algunos hombres se han incorporado a e ella, llegando a ser grandes figuras de este baile.

Los movimientos de la danza oriental son muy diversos y, principalmente, varían en función de los siguientes parámetros:

La música

En la danza fusión destacan movimientos fluidos de vientre y caderas, en la percusión se mueve todo el cuerpo con golpes secos y fuertes, sobre todo pecho, caderas y vientre, En el pop, se utilizan movimientos de caderas y vientre, con golpes secos y cortos así como también la utilización de velo, etc.

Los objetos con los que se baila

No se baila igual con sable o bastón que con velo o con alas de Isis.

La vestimenta

Los trajes, son muy vistosos y de inspiración gitana; faldas amplias con varias capas, tops o choris y adornos de gran tamaño. Son muy característicos los gorros o tocados que recogen el pelo y lo adornan cubriendo parte o la totalidad del mismo.

Beneficios

Entre los beneficios físicos de la danza oriental se encuentran los siguientes:

  • Rigidez: permite el desbloqueo, la fluidez y la coordinación;
  • Mejor circulación.
  • Reducción de la presión sanguínea.
  • Dolores menstruales y aparato digestivo.
  • Vicios posturales.
  • Evita la artrosis. Armoniza la función de los músculos con los cartílagos y las articulaciones.
  • Quema calorías. De acuerdo con diversos estudios, la danza quema entre 250-300 calorías por hora.
  • Por último, señalaremos que los antiguos egipcios tomaron al baile como un deporte, volviendo sus cuerpos más resistentes, superando en muchos casos la esperanza de vida a la de los egipcios contemporáneos.