De qué hablo cuando hablo de bailar

Nov 04 2015

De qué hablo cuando hablo de bailar

Si el magnífico escritor Haruki Murakami utiliza esta frase para encabezar la descripción de su gran pasión (en su caso, correr), nosotros, en dancemapper, la usamos para introducir la nuestra.

Porque, ¿qué es el baile?¿Por qué bailo?¿Por qué no puedo vivir sin él?

Según la RAE, bailar es:

«Ejecutar movimientos acompasados con el cuerpo, brazos y pies»

Pero, ¿qué es realmente bailar?

Bailar es una forma de expresión (generalmente al ritmo de la música) que involucra todas o algunas partes del cuerpo.

Expresión. Sentimiento. Arte.

Y es precisamente porque entra en juego el sentimiento, por lo que bailamos. Se ha comprobado que contonearse al escuchar cierto tipo de música es la terapia perfecta para huir de la depresión, la tristeza y el estrés.

Pero además, bailar sirve para mejorar la capacidad pulmonar y cardíaca, bajar de peso…y quitarnos la vergüenza.

¿ Y por qué no podemos dejar de bailar?

Los científicos de la Escuela de Medicina de Nueva York, dicen que bailar es la actividad más efectiva para evitar el envejecimiento del cerebro. Está incluida dentro del grupo de tareas que no podemos dejar de realizar, tales como resolver crucigramas, hacer sudokus o leer. Cuanto antes bailes, más estimularás los dos hemisferios cerebrales y conservarás tu lucidez.

La danza exige creatividad para realizar cada paso, produciendo reestructuraciones en las estructuras neuronales. Los movimientos que se realizan al bailar nos ayudan a liberarnos de las contracturas musculares y dejar de tener la postura erguida. Oxigenamos la sangre, nos ejercitamos y sobre todo…nos divertimos.

Como si esto fuera poco, bailar mejora la flexibilidadn evita el dolor en extremidades y disminuye los niveles de colesterol.

Cada estilo, una terapia.

El hecho de bailar con música nos hace, inmediatamente, que adoptemos las sensaciones que se generan al escuchar ese género musical.

El Hard Rock permite quitar la angustia y el dolor: que olvidemos los problemas, mejoremos el ánimo y reduzcamos el estrés.

El ballet con música clásica hace que las personas estén más tranquilas y concentradas, y fomenta hábitos de aprendizaje, nos hace más inteligentes y más razonables.

El Hip Hop produce hormonas estimulantes durante su ejercicio y calmantes al final, ya que el cerebro recibe la danza como “una explosión de energía”.

Bailar disco o pop fomentan la alegría y el gozo, y permiten perder los miedos y no sentir vergüenza.

El jazz es sinónimo de liberación espiritual. Agudiza los sentidos, permite la seducción, tranquiliza la mente y libera tensiones.

Así que ya sabéis, sea hip hop, funk, clásico, flamenco…la cuestión es bailar 20 minutos al día para llenarse de energía y afrontar la vida con una gran sonrisa.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.